Enter your search terms:
Top
 

La importancia del bienestar en el trabajo

El pasado mes de abril tuve la oportunidad de participar como jurado en la convocatoria de los primeros premios a la PYME más saludable organizados por CAEB y Sanitas y la verdad es que fue un verdadero lujo conocer de primera mano las iniciativas que se están llevando a cabo desde algunas empresas en las islas, para el cuidado de la salud física y emocional de los equipos. Es sin duda un camino que se abre tímidamente entre el tejido empresarial pero con la absoluta certeza de que poner el foco en conseguir equipos saludables, motivados y felices hará posible la sostenibilidad y el futuro de las organizaciones.

Como contrapunto, al día siguiente, paseando frente a una heladería de un pueblo de la costa, una amiga me comentó la vergüenza e indignación que sentía al saber y ver que la propiedad de dicha heladería se negaba a poner una silla en el establecimiento para que el personal que atiende al público pudiera sentarse, lo que suponía que debía estar de pie 8 horas a lo largo del día independientemente de la afluencia de público que tuviera dicho establecimiento, obviamente al oir esta situación compartí su indignación y me llevó a la siguiente reflexión…

¿Qué elementos tenemos en cuenta nosotros como clientes cuando decidimos acudir a algún servicio? Obviamente el precio, la calidad del producto y la atención que recibo seguro que está entre los primeros, pero ¿tenemos en cuenta el respeto, cuidado y reconocimiento que se le da al equipo que nos atiende? ¿tenemos en cuenta la contribución que dicha empresa hace en la sociedad? Hoy en día, cuando la experiencia del cliente es clave para hacer que nos decantemos por un servicio u otro, ¿incorporamos la experiencia y el bienestar y cuidado del equipo en esta decisión? ¿consideramos el hecho de que la empresa a la que nos dirigimos sea una empresa que promueve el bienestar de sus equipos y es socialmente responsable? Probablemente no siempre. Nos preguntamos de qué manera podemos contribuir individualmente para conseguir que las empresas sean socialmente responsables. Habitualmente creemos que depende de las propias empresas alcanzar dicho objetivo y probablemente si quisiéramos podríamos aportar nuestra contribución a que eso fuera posible. Escoger una opción u otra sumando estos aspectos a la decisión podría ser una manera de aportar nuestro pequeño grano de arena.

Sin embargo, la salud y el bienestar de los equipos no se limitan únicamente a un plano físico, sino que van más allá, e incluyen el plano mental y emocional. Nuestra experiencia buscando talento nos muestra que existe una tendencia en las personas, a la hora de escoger un puesto de trabajo, para decantarse por una empresa que pone en valor elementos extrasalariales, además de los salariales, como pueden ser la presencia de políticas conciliadoras y de bienestar en la empresa. Las personas tienden a escoger siempre una compañía que se preocupe por ellas. El salario ya no lo es todo.

De los factores que influyen en dicho bienestar emocional, el estrés laboral es uno de los principales y éste se produce no solamente por la percepción de tener una carga elevada de trabajo que no podemos hacer frente, sino también por otros factores como:  sentir un desequilibrio entre nuestra vida profesional y personal, no sentirse valorado, tener objetivos poco claros, no sentirse apoyado, etc.

¿Qué podemos hacer  las empresas para contribuir a un mayor bienestar de nuestros equipos?

 

Las iniciativas que podemos poner en marcha son diversas y deberían ir alineadas con la estrategia de la empresa y con los elementos que las personas consideran que contribuyen a su bienestar y potencian su compromiso con la empresa. A modo de ejemplo, propongo algunas sencillas según dónde queramos poner el foco.

Con foco en el Bienestar físico

  • Promueve la alimentación saludable: Por ejemplo, si tu empresa dispone de cocina, proporciona productos naturales a tu equipo. Si, en cambio, tenemos máquina expendedora, sustituye los aperitivos por opciones más saludables.
  • Organiza actividades físicas en equipo. Una opción podría ser ofrecer acciones que promuevan la vida sana y al mismo tiempo potencian la imagen de la empresa: por ejemplo, organizando una carrera solidaria.
  • Habilita zonas de descanso adecuadas.

Con foco en la Salud mental

  • Ofrecer asistencia psicológica, del mismo modo que en muchas empresas se ofrece seguro médico, ayudará a los empleados a alcanzar un mayor bienestar emocional.
  • Facilitar guías de autoayuda a las personas que forman la plantilla de la empresa, de modo que puedan disponer de algunas herramientas básicas y buenas prácticas personales de autocuidados y prevención de problemas de salud mental.

Con foco en la Salud emocional

  • Dedica tiempo a las personas para hablarles de la empresa, los valores y el entorno de trabajo.
  • Ofrece espacios de conversación, feedback y reconocimiento de su trabajo.
  • Explora y valora posibilidades de teletrabajar.
  • Ofrece jornadas contínuas que permitan mayor conciliación.
  • Ofrece un horario flexible compatible con la operativa del negocio.
  • Ofrece formación y posibilidades de desarrollo profesional en la empresa.

 

Más allá de fomentar el bienestar como factor de atracción del talento, aplicar estas medidas debería ser uno de los principales focos de las empresas de hoy en día. Desde CORE os animamos desde ya a poner en marcha iniciativas que contribuyan significativamente al bienestar de los equipos, porque sin duda de esta forma estaréis apostando por  la sostenibilidad y el futuro de vuestra empresa.

Lidia del Campo

Written by: Core Consulting

Latest comments

Sorry, the comment form is closed at this time.